Ventana al mundo

Ventana al mundo

domingo, 29 de septiembre de 2013

DIÁLISIS

Hartos del aparato con el que compartía tantas horas, los juguetes de su habitación decidieron escaparse. Antes, destruirían aquella máquina con una sobrecarga de luz. Ignoraban lo mucho que él también los echaba de menos.


16 comentarios:

  1. ¡Qué triste! Máquinas que roban la infancia, pero que a la vez devuelven la vida...
    Un abrazo, Miguel Ángel.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Inxs me suena a "Never tear us apart". Pretendía que rascase. Abrazos.

      Eliminar
  3. Conmueve este relato, Miguel Ángel. Para los padres que pierden un hijo es terrible enfrentarse a la visión de los peluches. Aquí das la vuelta y son los propios peluches los que deciden acabar con esa máquina que no supo salvar a su amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La posibilidad que planteas está ahí, pero es un paso más allá de la que tenía en mente, y creo que hubiera tenido que ajustar uno de los tiempos verbales. Pensaba en una opción quizá igual en sus resultados, pero con un poco más de ironía trágica.

      Eliminar
  4. Duele, lo sabes.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no demasiado. O bueno, es lo que hay en esta historia. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Conmueve... así que efecto conseguido.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  6. Con el tiempo todos vamos dejando amigos en el camino.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  7. Qué inocentes los muñecos, que acabarían matando a quien tanto quieren. A veces la buena fe (que es la única fe) nos hace tropezar.
    Excelente y conmovedor, Miguel Ángel.
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué iban a saber los pobres...
      Un saludo, y gracias.

      Eliminar
  8. A don Potato le vi correr pasillo arriba con un conmutador de metal. Lo riñones andan buscando en el juego dónde volverse habichuelas para formar una cara sonriente. Imaginativo tu post.
    La hemodiálisis es una pesadilla de la que con un trasplante podemos despertar. A por todos los cuentos con final feliz, yendo al lavabo!

    Si me permites. Un saludo.

    ResponderEliminar