Ventana al mundo

Ventana al mundo

miércoles, 14 de agosto de 2013

EUFEMISMOS

Verá, Martínez… No, no, la principal razón es que no hay razón como tal, la cosa ahora funciona de otra forma… Hoy en día el mercado es dinámico y, a pesar de la situación de crisis, piense que lo peor ya ha pasado… Sí, muchos, entramos a la par aquí… Claro, claro, y por eso pensamos en una cifra cercana a lo que se merece… Todos estamos haciendo un esfuerzo y arrimando el hombro… ¿Cómo le va a dar igual el dinero? Bueno, joven, pero piénselo, puede ser suficiente si se organiza… Martínez, mire, no me gustaría alargar esto, es nuestra última oferta. Venga, no sé preocupe… Váyase unos días por ahí con su mujer. Y dele recuerdos. No, tranquilo… estaremos en contacto. Adiós.

20 comentarios:

  1. -Vamos a pagarle de acuerdo a su capacidad
    -Nadie podría vivir con esa miseria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día muchas ofertas son del tipo que describes. Un saludo.

      Eliminar
  2. bueno, pues yo no veo el microrelato, tan eufemístico...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Explotación, cruel, estafa, lo que nos de la gana, perdiendo derechos, migaja y olvídese podrían ser los tabúes aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No sé, creo que Martínez no da "el perfil". Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le han hecho creer al pobre. Un saludo veraniego.

      Eliminar
  4. Vaya, mal andamos sin duda.

    Un saludo Miguel

    ResponderEliminar
  5. Y estoy tan cansado de escuchar tanto eufemismo, tanto cobarde que no se atreve a llamar a las cosas por su nombre. Al pan, pan y al vino, vino. ¡Cagón la!

    Después de la mala leche anterior, aprovecho para felicitar el primer año en la blogosfera, que sean muchos más.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo tu mala leche, y agradezco tu felicitación.
      Un saludo, ¡jau!

      Eliminar
  6. Palabras amables para un resultado conocido.

    La situación que se describe es de las más frías y desagradables que se pueden vivir. Pero en el fondo, si lo pienso, nunca me han despedido de un trabajo que quisiera coservar, así que lo que conservo de esas ocasiones es siempre un recuerdo de alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces, si era para quitarte una carga, me alegro. Ojalá todos los casos fueran así. Un saludo.

      Eliminar
  7. Lo peor, Miguel Ánger, es que nos hemos acostumbrado a escuchar esas palabras, y nosotros mismos las usamos. Creo que deberíamos impedir que terminaran su discurso, marchándonos sin dejar que terminen.
    Desde lo de la "simulación en diferido...", nuestro idioma ha cambiado. Sinceramente prefería lo de "la parte contratante..."
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
  8. Mucho mejor Groucho, donde va a parar. Esta gente consigue dar risa sin pretenderlo.
    Lo peor, como dices, es ese virus que nos han inoculado, y por el que algunos creen y repiten ciertas retahílas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta el relato y no me gusta lo que refleja :) Te lo digo sin eufemismos, besos
    Mar

    ResponderEliminar
  10. Cuando me despidieron del trabajo por tener 55 años me dijeron "Queremos darle la oportunidad de desarrollar su última etapa profesional en otra compañía! Y ya han pasado cinco años. En fin, Miguel, que con lo joven que eres ya sabes mucho de eufemismos. El "dele recuerdos a su mujer" muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, que morro le echaron. En fin, ganancia para la literatura :)

      Eliminar
  11. Creo que "cercana" también podrías haberla marcado como eufemismo...
    Un texto acorde al día a día, con palabras, que aún escribiéndolas tú, siguen sonando a mentiras.
    Saludos desde el Inframundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, podría haberla puesto un cursiva también. Un saludo, Creden.

      Eliminar