Ventana al mundo

Ventana al mundo

viernes, 19 de julio de 2013

REDENCIÓN

Yo, señor, no soy malo, sólo un hombre avergonzado por lo que ha hecho. No sé qué me pasó. Quizá me faltó descanso o... una mala semana. Las circunstancias, eso es, ¿recuerda? ¿No era así aquello que leímos del poeta? Filósofo, sí. ¿No ve? Usted es quien sabe de los dos. Yo solamente soy un pobre ignorante. Pero sabe que también honrado, y que nunca tuve intención, se lo juro por lo más sagrado. ¿Que cómo puedo estar seguro? Son ya veinte años, señor, y nunca le he dado ningún problema. Ni uno hasta ayer. No me mire así, se lo pido por favor. Tenga un poco de caridad cristiana. Usted es un hombre bueno y sabrá perdonarme. Perdí la razón por momentos. No, a ella no le diga nada, se lo ruego por lo que más quiera. Ella no tiene culpa de esto. El problema es mío y no quiero que sufra. Discúlpeme, señor. No, su mujer tampoco. A ella la respeto igual que a usted. No sé cómo pudo pasarme. Yo siempre he aguantado los malos pensamientos. Le pido que olvide todo y prometo que jamás volveré a darle problemas. Pero señor, ¿por qué sonríe ahora? Se lo estoy diciendo en serio. Usted es casi como de mi familia, y le admiro. De nuevo, le pido perdón. Señor, ¿qué hace? Olvide lo que pasó ayer, siento que… No se acerque por favor, no quiero caer otra vez. Pero, señor, ¿usted también...?


28 comentarios:

  1. Buen relato, una carga emotíva impresionante...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo autocontrol acaba por conllevar una carga...
      Gracias, un saludo.

      Eliminar
  2. Me gusta, ¿serán de esa gente que se enamora de una persona que casualmente siempre es de su mismo sexo? :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen relato. Se me ocurre muy verosímil.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos así visualicé la escena...
      Gracias por pasarte, saludos.

      Eliminar
  4. Ese guiño pascualense que se torna bruscamente. Buen giro, Miguel Ángel, buen giro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió hasta mí cuando acerqué la cámara. Un saludo, prolífico autor

      Eliminar
  5. Pasar de Pascual Duarte a esa escena final es un ejercicio de maestría. Mi sombrero, Miguel Ángel.
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aunque eso es mucho decir. Simplemente me serví de la frase de inicio.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Yo no tengo sombrero pero también me lo quito. Eres único. Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Manoli. Tú siempre tan cariñosa. Un beso.

      Eliminar
  7. Uy, uy, hay gente muy rara y cualquier cosa puede pasar si están cerca.

    Qué bien expresada esa disculpa casi lastimera para al final vovler a caer y quizás en peor agujero.

    Saludos Miguel Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es más cuestión de autocontrol y peso de emociones.
      Pásate cuando quieras. Un saludo.

      Eliminar
  8. Pobre hombre, toda una vida resistiendo tentaciones y ahora pues se ve superado. Pero vamos que con un poco de práctica el gusanillo de la culpa acaba por desaparecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es ponerse, imagino. Gracias por pasarte.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola, Miguel Ángel.

    Hay cosas que no se pueden evitar (ni se deben).
    Me ha gustado especialmente cómo el hombre se justifica diciendo: "me faltó descanso o... una mala semana".
    ¡Genial historia!

    Un abrazo y a seguir haciendo las cosas tan bien.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, Page, ya sabes que mi especialidad son los obispos. Tu relato si no fuera por la foto quedaría muy abierto a diferentes interpretaciones. Desde sacristanes con curas y sus mujeres, y sus múltiples variantes, pero vamos que la versión más sencilla es la de un tipo que confiera haber tenido una relación homo y el confesor se pone caliente y procede. No capto la referencia al poeta y filósofo. Por todo ello, sospecho que aquí hay algo más encerrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La referencia al filósofo es a Ortega y Gasset: yo soy yo y mis circunstancias.
      Efectivamente, tu lectura eclesial podía haber sido otra posibilidad.
      Sigo esperando a que te decidas a escribir tu gran relato corto sobre obispos.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. LO malo que veo en esto es el ocultarlo, y la sinceridad para con los demas.Se vive mas y mejor siendo libre.Al final todo se arregla. Tremendo el texto. Me habia quedado por acá Te invito a que me visites y si te gusta te quedes...Un cálido saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. .... Falta de sinceridad quise decir.* :)

      Eliminar
    2. Mucho mejor ser libres, sí. Otro saludo de vuelta.

      Eliminar
  12. JIJIJI muy bueno,
    es que la pasión gobierna
    la voluntad,
    un saludo

    ResponderEliminar
  13. Me suena, me suena. Fundación Camilo José Cela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, es el que presente para dicho concurso.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. El pobre, al final termina haciendo un trío...
    Luego de leerlo me doy cuenta, como dicen aquí, de a qué me recordaba!!!
    Saludos desde el Inframundo.

    ResponderEliminar