Ventana al mundo

Ventana al mundo

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sofá de dos plazas

Se quedó mirándolo, absorta, casi adolescente; restaban demasiadas cosas por aclarar entre ambos. Respuestas contra un sinfín de noches en vela y excusas a medio cocer. Se quedó mirándolo, como si todavía estuviera allí, y nada hubiese pasado.
 
sofá gala el corte inglés





 





20 comentarios:

  1. A veces creemos que comprando cosas para dos arreglamos los problemas de esos dos... Pero al menos, esta vez, sólo se quedó mirándolo.
    Saludos desde el Inframundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, a veces nos quedamos mirando... y no hay nada.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. ¡Excelente, Miguel Ángel! Muy bien medido, muy bien dosificado ese espacio de indeterminación que lleva al lector a cocrear. Me gusta, por lo que significa para la historia, el título.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Buscaba un título que por su sencillez no rompiera lo estático del mismo y terminara de completarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Y en ocasiones, con las dos pazas ocupadas, no sabemos a dónde mirar.
    Excelente, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Querido Miguel Angel:
    Cuando nos invade la duda no sirven excusas cocidas ni respuestas muy bien acabadas.
    Cuando se compra un sofá de dos plazas vacío, no se puede acudir sólo a la ilusión.
    Cuando se compra un sofá de dos plazas vacío, invade por dentro la disposición y esperanza de ocuparlo con alguien. ¿Cuando? ¿Con quién? Imposible saberlo pero yo admiro a las personas que saben sufrir sin que les dañe lo mejor que tienen dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, una mecedora... ¡y listo!
      Gracias, Douglas.

      Eliminar
  5. Da gusto leerte, ese decir por lo tangencial. El desamor, la falta de comunicación. Hay factores que justifican: la juventud, comprar el sillón en Ikea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En el fondo todo se construye como los muebles de Ikea, Ximens. Gracias por pasarte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Llegue a tu blog me encanta encontrar blogs de hombres que escriben.
    el mio es:
    elblogdemaku.blogspot.com
    si te gusta podemos seguirnos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, los hombres también :)

      Gracias por pasarte.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Buenísimo final, Miguel Ángel.
    Quería haber venido antes a visitarte, pero... Bueno, vine un día pero no me pude esperar. Pero, vamos, que nunca es tarde, nos sigue quedando la vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, hay vida hay letra, y viceversa.

      Un saludo, tocayo.

      Eliminar
  9. No, hombre. Hay que mantener el sofá con las capacidades intactas.

    ResponderEliminar
  10. Miguel..." Sofà de dos plazas "

    Cuàntas veces nos hemos quedado pensando e imaginando que el està alli y de haber hablado de màs o de menos, quedàndonos atragantadas por no haberlo dicho todo.

    ¡¡¡ muy interesante !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe, somos esclavos de lo que decimos, pero también de lo que callamos.

      Un saludo, Doris

      Eliminar
  11. Hay quien se compra un sofá de dos plazas sin idea de llenarlo, tan solo por si hay invitados, para que descanse al lado su gato o, simplemente, para tumbarse viendo "esta cocina es un infierno". No convirtamos al sofa de dos plazas como al comer en un restaurante, que o es para dos o da verguenza.

    a ver si al fin este comentario lo puede publicar¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Bueno si es para ver Pesadilla en la cocina (en cualquiera de sus versiones) hasta de tres plazas estaría bien.
    Gracias por tu comentario, es acertado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar