Ventana al mundo

Ventana al mundo

lunes, 13 de octubre de 2014

PRONTITUD

Robó la bicicleta de un chico que solo tenía ojos para su smartphone. Enfiló la calle a toda velocidad. Llegó hasta la altura del mercado y se coló entre los puestos montando un gran revuelo. Al pasar por el puesto de flores, se agachó para atrapar unos claveles. Apenas cinco minutos y allí estaría, puntual, como a ella le gustaba. Aumentó la cadencia del pedaleo y ya no pudo avistar la zanja que un obrero había dejado sin tapar porque llegaba tarde a una cita.

5 comentarios:

  1. Está muy bien, la pena es que parece que se queda ahí detenido y dan ganas de seguir leyendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya no tenía fuerzas para pedalear el pobre. Un abrazo, Pablo.

      Eliminar
  2. ¡Si es que todo estaba saliendo demasiado bien!... la fortuna absoluta suele resultar esquiva.

    Besito volado

    ResponderEliminar